lunes, 30 de marzo de 2009

UIO

La franciscana cuidad es un ser complicado. A veces siento que voy a implosionar si sigo caminando por sus calles. Suelo quejarme largamente de todo lo que no me gusta de ella. Tengo una relación amor odio con UIO. Resiento su mojigatería pueblerina. La poca planificación de sus administraciones. Su errante trazado urbano y todos los problemas que le aquejan. La calma chicha de su vida.

Me molesta que no seamos capaces de implementar soluciones que ya han sido probadas en otras urbes y acondicionarlas a nuestras particulares realidades. Si enumerara todo lo que me jode de UIO no terminaría nunca.

Y sin embargo hay algo que me impide renegar completamente de este pupo del mundo. De este pueblo cosmopolita. Crisol al que convergen nacionales y extranjeros por igual, y que adoptan como lugar de residencia. Habitación y también hogar. Madre y madrastra. Oportunidad y desesperación. Vida y sobrevivencia. Y no sé qué es, pero UIO siempre tendrá un sitio preponderante en mi corazón.

Caminar y recorrer el centro histórico en un día frío, y mejor si es lluvioso, me ayuda a recordar que hay algo especial en esta ciudad de locos que vale la pena, aunque aún no se qué es. Siempre descubres algo nuevo; como el día que después de más de dos décadas sin saber cómo se veía la intersección de las calles Cuenca y Chile, arribé para ver que, una vez retiradas las ventas ambulantes, había una plaza amplia y pude por fin contemplar toda la fachada de la iglesia de La Merced.

Y sí, a pesar de todo UIO tiene una magia que me atrapa, y que me gusta y necesito redescubrir. Compartirla con los amigos y mostrársela a gente que aún no la conoce. Es bueno reconocer esos espacios que están ahí, aunque normalmente ya no les prestamos atención y pasan a esconderse en el telón citadino.

UIO desde el Teleferiqo foto cortesía del Ursus

4 comentarios:

Ludovico dijo...

Mi experiencia con esa ciudad se resume en ese grafitti:

"Cuando me suicido, despierto en UIO"

Maite dijo...

Esa es la maldición de Quito

LA Gaby dijo...

También tengo esa relación amor/odio a Quito... Al parecer no soy la ùnica, no resisto sus montañas aprisionantes ni sus dias grises ni lo que vos llamas mojigatería pueblerina...

Quito para mi es como el Triángulo de las Bermudas es como si nunca fuera a salir de aqui...

Carlos dijo...

En mis tiempos mozos tuve la oportunidad de viajar mucho, bastante.
Te puedo decir con propiedad que a Quito y su clima -menos marzo y abril- no los cambio por nada.

Beso princesa.