jueves, 5 de agosto de 2010

Mi bebestible favorito


Bruma, humo por demás húmedo, suspensión de microgotas de agua, más sutiles que vapor. Volutas de un blanco diáfano que dan un aspecto frío a los arbustos que cubren delicadamente, como embalajes de algodón encapsulando los brotes más jóvenes. Pequeños cogollos y hojitas con nervaduras aun frágiles y de un verde claro. Paisaje laberíntico, geometrización de verdes colinas, vías ocres y muros vivos.


Silenciosas manos que escogen esas hojas tiernas. Sabor a tierra, deje amargo...perfume escondido entre volutas de agua caliente que te acunan y calman tu sed, despacio, sin presiones, o decadentes tonos de dorado y marrón que se disuelven gracias a cristalinos cubos de hielo. Definitivamente me encanta el té.

4 comentarios:

Efren (a.k.a. Ludovico) dijo...

hermoso!

Pentapodologa dijo...

teeeeeee!!!!!!

Kodama San dijo...

Jejeje, a mí me gusta muchísimo el té de frutas tropicales!!, y unas que alguna vez un amigo me trajo supuestamente de Bolivia, de todos los sabores, olores y colores :D

Pasaba por aquí, a devolver la visita y a agradecer la tuya en ese momento tan decisivo mío :D

Gracias!

Gabby dijo...

Cuando leo/escucho Té, inmediatamente pienso en Anacrix!

Abrazo ;)